domingo, 26 de octubre de 2008

Londres, 15 - Octubre - 1992 (Lemonheads)

Ayer, por fin, pude ver en directo a Evan Dando y sus Lemonheads, y resultó ser un agradable ejercicio de nostalgia. Diré que a mí el concierto me gustó. En poco más de una hora (y esa es una de las pegas, aunque tal vez si se hubiese sido más largo podría haberse hecho pesado) desgranó prácticamente todos los éxitos que, entre 1992 y 1996, hicieron de ellos una de mis bandas favoritas. En plena explosión grunge sus guitarras rockeras y a ratos distorsionadas, un ligero toque folk y la susurrante voz de Dando los convirtieron en la tabla de salvación de los que buscábamos en la música alternativa algo distinto a lo que ofrecían las radiofórmulas, pero que no acababan de seducirnos los desparrames sonoros de Seattle (aunque con el tiempo he llegado a pillarle el puntillo, en aquella época se me hacia demasiado duro)

En el aspecto artístico (y aquí enlazo con el bootleg de la semana), por suerte, su propuesta ha cambiado poco respecto a lo que era en su momento de mayor esplendor. En aquel lejano octubre de 1992, en el que seguramente aún no sabia que su vida estaba a punto de cambiar para siempre, se presentó ante su público del Astoria londinense con una formación idéntica a la que 16 años después le acompaña. Cambian los nombres (que poco importan cuando el peso del líder es tan abrumador como en el caso que nos ocupa), pero él con su guitarra eléctrica, una batería y un bajo es todo lo que necesitan para desplegar todo su torrente sonoro.

El 2 de junio había aparecido en el mercado "It's a shame about Ray", un muy buen disco escrito en Australia, donde se había refugiado tras el fracaso de "Lovey". Dejaba atrás el punk mezclado con ritmos countries y puramente rockeros de sus trabajos anteriores, y junto a Tom Morgan compuso doce temas de folk-rock pegadizo, con melodías cargadas de nostalgia y tan sencillo de escuchar que parece que fluye de una forma natural y sin ninguna dificultad. Sin embargo, de entrada, no tuvo demasiada repercusión. Las cosas no iban bien, y quince días antes del concierto de Londres, aprovechando una parada en Berlín para un festival, se metieron en un estudio a grabar una versión del "Mrs. Robinson" de Simon and Garfunkel con un tempo punk-rock con el que finalmente dieron en el clavo. El tema estaba destinado al reestreno de la película "El graduado" para llamar la atención del público joven, pero el éxito fue tal que la compañía volvió a editar el disco con este corte extra.

Pero todo esto sucedió a la vuelta a casa tras su gira europea del otoño de 1992. Entre las casi 30 canciones que interpretaban había un poco de todo, algunas de su primera etapa (que con el formato antes mencionado no perdían su vigor original), el trabajo que presentaban casi integro (sin la versión recién grabada que en ese momento todavía era una mera anécdota en su carrera) y varios temas que saldrían publicados un año después en el también muy celebrado "Come on feel" y que seria el empujón definitivo a la fama mundial. Al igual que sucedió anoche, a mitad del concierto se quedaba solo con su guitarra eléctrica (en algún sitio hablan de parte acústica cuando, evidentemente, no lo es) para cantar alguna pieza mas relajada antes de enfrentarse a la traca final con toda su energía.

El único pero a lo que ayer escuchamos, en contraste con esta grabación que comento, es que su sugerente y aparentemente despreocupada voz de antaño se ha transformado en un susurro, en muchos casos desafinado, que hace que las canciones pierdan parte de su encanto en favor de la crudeza del sonido. Lo que en el bootleg es un contraste que enriquece las interpretaciones, ahora se queda en un más que interesante ejercicio de potencia melódica.

El resto de la historia es archiconocida. Este álbum les llevó a su etapa más comercial en la que vendieron millones de discos, pero en la que también se les acuso por parte de los "más auténticos" de ser una banda ingenua y suave, llegando a acuñarse lema: I hate Evan Dando" (Odio a Evan Dando). Y como en otros casos llegaron las drogas duras, la desaparición y vuelta a los escenarios de forma intermitente durante década y media, y en la actualidad un status, que al menos, le permite subirse a un escenario y defender con dignidad un glorioso pasado del que, al menos él, puede vivir.

(25 - Octubre - 2008 / Foto por Boris Rozas)

1 comentario:

Mariano dijo...

buenisimos!!! te paso un video de ellos en directo desde madrid.. video lemonheads ...
saludos!