miércoles, 26 de noviembre de 2008

Richey Edwards de entre los muertos

Me voy a mojar. En mi opinión, y en contra de lo que esta semana parece que se ha hecho oficial, Richard James Edwards está vivo o si no lo está, su muerte no se produjo cuando desapareció en 1995. Los hechos mayoritariamente aceptados dicen que las siete de la mañana del 1 de febrero de ese año abandonó el hotel Embassy de Londres, y que el 17 del mismo mes su coche apareció cerca del puente de Severn, en el límite entre Gales e Inglaterra, un lugar elegido por muchos suicidas para quitarse la vida. Después de eso nunca más ha vuelto a saberse de él. En ese momento tenía 27 años.

Junto a Sean Moore (batería), Nicky Wire (bajo) y James Dean Bradfield (guitarra y voz) formó parte del grupo gales Manic Street Preachers. En 1989 editaron su primer single "Suicide Alley" como trío y un amigo de la escuela llamado Richey Edwards se encargó del diseño de la portada. Empezó luego a escribir las letras junto a Wire, a encargarse del material gráfico, simular tocar la guitarra en el escenario o tocar a un volumen relativamente bajo y a transportar a la banda en los conciertos. Ya como cuarteto con Edwards como miembro de pleno derecho, grabaron dos singles más antes de su álbum debut llamado "Generation terrorists".

Su influencia se empieza a manifestar poco a poco y creo que es determinante, tanto en su sonido con un viaje del punk/metal al rock gótico influenciado por el post-punk, como en las letras que pasaron de un contenido claramente político a uno en el que predominaba la melancolía introspectiva y la amargura vital. El es el padre 75% de las letras de "The Holy Bible", el último disco que grabó con ellos, y que salió a la venta unos meses antes de su desaparición. Las letras eran cada vez más poéticas pero a su vez más desgarradoras e inquietante, y la influencia de Joy Division o "In utero" de Nirvana (reconocía en una entrevista que no paró de escucharlo en la gestación del álbum) son evidentes. Con problemas de anorexia y alcohol y la costumbre de autolesionarse, fue ingresado en el hospital psiquiátrico "The Priory", faltando a parte de la promoción y haciendo que la banda participara como trío en el "Festival de Reading".

El 1 de febrero de 1995 él y James Dean Bradfield debían volar a los Estados Unidos para promocionar su nuevo trabajo. No se presentó, y desde ese día, aparentemente, no se ha vuelto a saber de él. En el siguiente disco del grupo aparecieron cinco letras suyas, varias más en "Lipstick traces" (Recopilatorio de caras B aparecido en 2003) y parece que preparan uno integro con una docena que dejo escritas antes de desaparecer. He de decir que, excepto cosas muy puntuales, musicalmente nunca me han interesado, pero en lo personal siempre me han caído simpáticos. Venían de familias de la llamada clase obrera del sur de Gales, y sus letras siempre han tenido un compromiso con la izquierda, y tal vez sea por eso por lo que han protagonizado algo absolutamente inusual dentro de, diría, cualquier negocio y no sólo el musical. A pesar de su ausencia han seguido dividiendo entre cuatro los beneficios del grupo por si algún día volvía a aparecer. Sólo por eso merecen mis respeto por que creo que con eso se dignifican ellos y la profesión.

Y hasta aquí la historia más o menos oficial del grupo. Tal vez por que la experiencia me dice que las cosas no siempre son lo que parecen, tiendo a desconfiar de las que te venden como definitivas, y por eso he dicho al principio que tengo mis dudas sobre que la desaparición fuese tal y como se cuenta. ¿Que sucedió entre el 1 y 17 de febrero en que encontraron su coche?. Se sabe que en las dos semanas anteriores a esfumarse retiró 200 libras al día de su cuenta bancaria y que sumarian un total de 2800, además una semana antes le entrevistó la revista japonesa Music Life, en la que aparecía rapado al cero y casi irreconocible y donde hablaba de su deseo de despojarse de todo lo que no era esencial, de tirar letras inacabadas al río y de vivir de acuerdo con sus código.

Se sabe también que tras abandonar el hotel Embassy a las 7 de la mañana, condujo hasta su casa de Cardiff y dicen que en las dos semanas siguientes fue visto en la oficina de pasaportes y la estación de autobuses de Newport. El 7 de febrero un taxista lo recogió, supuestamente, en el King's Hotel en Newport y lo condujo por los valles (incluyendo Blackwood, su lugar de origen) hasta una estación de servicio de Severn View donde se bajo y pago 68 libras en efectivo. Por fin el 14 su Vauxhall Cavalier recibió una multa en la estación de servicio de Severn View, y el 17 fue encontrado abandonado junto al puente de los suicidas con la batería descargada y la evidencia de haber sido usado. A lo largo de los años hay gente que afirma haberle visto en Fuerteventura, Goa y diversas ciudades del Reino Unido.

La única base que tengo para mi afirmación se sustenta en declaraciones, que puedo aceptar de dudosa credibilidad, en un coche que tarda 17 días en aparecer y en mi instinto, ya que, a pesar de su carácter y la admiración que tenia por famosos suicidas, también lo era de la fantasía de la estrella del rock que abandona todo para entrar en el anonimato. Y que queréis, en el fondo soy un romántico y me gusta creer que anda por ahí con una nueva vida y personalidad... Esta semana su familia ha decidido cambiar el estatus legal del músico y a partir de ahora dejará de estar “desaparecido” para pasar a ser declarado “presuntamente muerto”. Por mi parte lo único que espero es que, cual James Stewart con Kim Novak en "Vértigo", un día veamos aparecer a Richey Edwards de entre los muertos.

1 comentario:

Curro dijo...

¿ No pasó algo parecido con el desaparecido líder de Killing Joke ?